MANUEL FERRER

Blog personal de Manuel Ferrer Muñoz


Deja un comentario

Descanso en paz

descanso en paz

Hace poco más de un año cerré un blog que había servido para la comunicación y como instrumento de cohesión a jóvenes de diversos países.

Ahora, impresionado aún por el dolor del tremendo accidente de ferrocarril de Santiago de Compostela, he querido compartir aquellas palabras con los amigos que se interesan por los comentarios que trato de incorporar a mi blog profesional, con periódica asiduidad.

El desgarro interior experimentado por la muerte trágica de tantas personas constituye una ocasión propicia para el silencio y la reflexión.

Y es que me siento incapaz de incorporar otros contenidos al blog que no sea la invitación a recapacitar sobre la fugacidad de todo quehacer humano. Ojalá el resultado de esa pausa dedicada a la meditación sea un renovado empuje para transformar la sociedad y encauzarla por vías más justas, más solidarias y más libres.

Así pudo leerse el 18 de junio de 2012 en la despedida del blog “Los jóvenes y la inmigración”:

Hemos llegado al final de nuestro recorrido, y éste es el último texto del blog, porque la trayectoria del Centro Europeo de Estudios sobre Flujos Migratorios ha terminado.

La experiencia ha valido la pena; y el bagaje resulta muy positivo. Pero han sido muchos los desengaños, que se añaden a las decepciones personales de quien redacta estas líneas, consciente de que en todas partes cuecen habas y de que la sociedad en que vivimos –en México, Colombia, España, Polonia, por citar cuatro experiencias directas- está herida de gravedad.

Sucio el mundo de la política, lo es también el de los medios de comunicación, y el académico y el empresarial y el de la banca y el del deporte y el artístico, como también el literario, el de las ONGs, el médico, el sindical… Las excepciones, muy honrosas, son cada vez menos en unos ambientes donde los gremialismos y enchufismos campan a sus anchas.

Ante este sombrío panorama, que consideramos irreversible en el medio plazo, preferimos recogernos en el silencio y la reflexión para ponderar nuevas vías para la acción intelectual y social.

Desde aquí decimos adiós a quienes nos han acompañado en esta aventura, y agradecemos su colaboración a las personas generosas que se implicaron en nuestro proyecto de modo desinteresado. Muy en particular pensamos en el pequeño núcleo de socios del Centro que, con abnegación, apoyaron nuestro trabajo sin desanimarse por las dificultades crecientes. Los delegados del Centro en otros países y comunidades autónomas y los responsables de nuestra web, del área jurídica y del foro “Los jóvenes y la inmigración” merecen una especialísima mención, por su empeño ilusionado y por su dedicación constante.

Nos cabe la satisfacción de que uno de nuestros proyectos más queridos –el Banco del Tiempo- ha cobrado la necesaria autonomía, tanto en Gran Canaria como en Tenerife, como para caminar por sus propios medios, mediante la articulación de las correspondientes Asociaciones.

Siempre en espera de una tabla de salvación, dejamos aquí constancia de nuestra dirección de correo electrónico (cemigras@gmail.com), en espera de un mecenazgo desinteresado y sin fines partidistas, que permitiera la resurrección del proyecto.