MANUEL FERRER

Blog personal de Manuel Ferrer Muñoz


Deja un comentario

Esteban Rodríguez García. Vergüenza

maspalomas

 

Con este comentario se abrió un reciente programa radiofónico de Radio Faycan

Podría pasar de este suceso y ocupar mi pensamiento en miles de cosas y casos que suceden en el mundo. Alguien incluso podría indicarme que mejor me ocupe de lo mío. Y esta observación me haría reflexionar en… ¿Qué es lo mío?

Pues sí, lo mío hoy es calificar de vergüenza social y colectiva los acontecimientos que sucedieron ayer en la playa de Maspalomas (Gran Canaria). Las fotos de hoy no son más que un exponente llamativo de lo que viene sucediendo año tras año en muchas partes del mundo sin que se inmute la conciencia de los que manejan económica y políticamente los destinos de millones de personas de este castigado planeta.

Conocer la noticia de la llegada de una patera con 23 personas exhaustas, agotadas tras un traumático y desesperado viaje a la deriva. Verles medio muertos sobre la arena acordonados por las fuerzas de seguridad y medios asistenciales y sanitarios aterrados ante el pánico por el miedo al contagio de esa mortífera enfermedad del ébola no justifica lo más mínimo que sean tratados como escombros para trasladarlos en un camión del servicio de limpieza.

Sin duda alguna este humillante trato se convierte en un escándalo de grandes dimensiones. Le podíamos dar muchas lecturas que ahondarían más en lo miserable de un pensamiento único dominado por los intereses materialistas y económicos a los que este tipo de incidentes sólo les afecta en términos estéticos y crematísticos deshumanizados (claro, podría afectarnos desde el punto de vista turístico y económico). Vergüenza.

Pero no se apuren, esto es tan solo una anécdota más que la opinión pública digerirá con extraordinaria rapidez, pues ya saben que cuando de algo hay mucho, en nada se queda. Y pasaremos al próximo capítulo de despropósitos de esta interminable novela, donde los actores principales se encuentran fuera de escena guiando los mandos del expolio con inusitada tiranía y avaricia.

No sigamos el juego de esta inmoralidad. No nos dejemos arrastrar por los miedos. No nos sumemos a esta hipocresía vergonzosa de mirar para otro lado mientras suceden, cada minuto, hechos como estos donde seres humanos se ven sometidos a la humillación, al castigo y al abandono mientras permitimos que unos pocos continúen gobernando un mundo que no es de ellos. No nos dejemos embaucar por la propaganda y los parabienes de una sociedad de consumo que maltrata a pueblos enteros mientras roba sus riquezas para ofrecerlas después de sacarles suculentos beneficios.

Esto que ha ocurrido en Maspalomas no es un hecho aislado. Está pasando en miles de lugares. Es producto de la enfermedad más contagiosa y mortífera de la tierra. Pero esta no es el ébola. Es la AVARICIA, y esta enfermedad está vacunada con el dios del dinero al que sólo la conciencia del alma puede combatir.


Deja un comentario

A Emilio Botín

botín

 

 

 

 

 

 

A raíz del suicidio de Amaia Egaña, en Baracaldo, cuando iba a procederse al desahucio de su vivienda, consideré pertinente reproducir fragmentos de una carta que dirigí a Emilio Botín, Presidente del Banco Santander Central Hispano, el 24 de enero de 2011. El motivo inmediato de la carta fue el abusivo monto de una cantidad desaforada por la cancelación de una cuenta bancaria.

Han pasado casi dos años, y Botín ha fallecido hace unos días.

Me parece miserable hacer leña del árbol caído, porque toda persona merece respeto y porque el odio no conduce a nada.

Muerto Botín, nada cambiará: porque la causa del actual estado de cosas es estructural. Las personas sólo son máscaras que bailan y se mueven incapaces de decir basta.

Y esto es lo verdaderamente doloroso.

Con toda sinceridad te deseo, Emilio Botín, que descanses en paz.

Éste es el texto de la carta en cuestión:

Distinguido señor:

No quiero distraer mucho tiempo su atención, porque entiendo que no anda sobrado de este tesoro del que disfrutan muchos españoles gracias a la crisis, la incompetencia del Gobierno y la racanería del crédito bancario.

[…]

¿Se da usted cuenta, señor Botín, de que esa cantidad [40,34 euros] viene a representar el 10% de los ingresos mensuales de no pocas familias españolas? Muchas personas necesitan invertir cuatro horas de esfuerzo y trabajo para ganar esa cantidad, ¡y el Banco de Santander cobra impunemente 40,34 euros por cancelar una cuenta!

Es posible que no le lleguen muchos escritos como éste: porque quedan pocas personas con arrestos y porque supongo que ya se cuidará su entorno de filtrar todo aquello que pueda escandalizar sus castos oídos. Pero sería muy conveniente que conociera la indignación que muchos ciudadanos experimentamos por los manejos de un banco que “no cobra comisiones”.

Como historiador y como estudioso de los fenómenos sociales quiero abrirle los ojos. La ira contenida, la desesperación y la impotencia de muchos ciudadanos empiezan a rebosar. No falta mucho para que la violencia se desborde, y no cabe duda de que las instituciones bancarias constituirán uno de los blancos elegidos por esas gentes enloquecidas que nada tienen que perder. Sucesos como la reciente resolución judicial de la causa promovida contra un consejero delegado del Banco Santander no hacen sino echar leña al fuego.

Les ofrezco gratis un consejo: rectifiquen y piensen que hay mucho más que el dinero. Recuperen la vocación de servicio que tal vez tuvieron un lejano día. Dejen de especular con quienes incautamente les confían su dinero. Impidan que el fuego de la cólera de muchos incendie el monte: aunque sólo sea por la mezquina razón de que casi todo lo que pueda arder de ese monte les pertenece.

Un saludo cordial, gratuito y sin comisiones.


Deja un comentario

Represa Pérez, Fernando (coordinador), De Quito a Burgos: Migraciones y Ciudadanía, Burgos, Editorial Gran Vía, 2006

de quito a burgos

Al recoger esta reseña bibliográfica resulta imposible resistirse a la tentación de pensar que, si este libro se hubiera escrito ocho años más tarde, tal vez llevaría por título De Burgos a Quito

Lo que son las cosas.

 

Reseña de Carlos Peláez Paz

Un mapa, físico e intelectual, es lo que ofrece Fernando Represa en un viaje imaginario de Quito a Burgos, caminando a través de la compleja y tupida red tejida por los flujos migratorios de nuestro tiempo. En este mapa mental quiere señalar varios puntos clave que puedan servir para diseñar una hoja de ruta, un nuevo modo de representación del fenómeno migratorio. El subtítulo del libro, Migraciones y ciudadanía, es una declaración de intenciones, situando en el horizonte de la titularidad de derechos y deberes, de la participación activa e inclusión en nuestra sociedad a esos “hombres y mujeres, que por muy diversos motivos han abandonado sus hogares para recorrer grandes distancias, físicas o simbólicas, éstas últimas en muchas ocasiones más duras e insalvables.

Texto completo


Deja un comentario

¡Ay, Medellín!

medellín

En un delicioso libro de poesías publicado en 2003 (Desafiando al olvido), Jenny Londoño incluyó estos versos sobre la ciudad que amó.

Han pasado once años, y las cosas no son lo que eran. Pero, ¿podrían ir mejor?, ¿de verdad logrará Medellín superar los horrores que la convirtieron en escenario de muerte, en “un vampiro que en las noches me succiona los sueños?

Esta ciudad herida

me atenaza hasta el tuétano.

Los fantasmas de muerte

le rondan cada esquina.

Su corazón de púrpura

se desangra en las noches.

Esta ciudad, que antaño,

me acogió en sus entrañas,

que derramaba aroma de café

sobre mi piel ansiosa,

que vertía un anís lujurioso

en mis pezones,

ahora huele a pólvora y a sangre.

Se me antoja un vampiro,

que en las noches

me succiona los sueños.


Deja un comentario

Manuel Ferrer. Migraciones y nacionalidad: españoles en el Ecuador

espac3b1oles-emigrantes

Después de los masivos flujos migratorios que se produjeron entre 1990 y 2010, reflexionar sobre las identidades nacionales implica, por fuerza, un marco interpretativo que no puede excluir a las personas que dejaron sus hogares para establecerse en otros países, casi siempre distantes.

El tremendo impacto de la crisis económica que paralizó las economías de muchos de los países a los que se dirigían esas migraciones afectó también a esos desplazamientos humanos: bruscamente disminuyeron las arribadas y se puso en marcha un proceso de retorno que, de momento, ha afectado a menos personas de las que preveían los Gobiernos que lo auspiciaron: en buena parte, por el fracaso de las expectativas de los primeros que volvieron a la tierra de la que habían partido.

Durante los últimos años, el insatisfactorio panorama laboral de países como España ha estimulado una emigración cualificada de mujeres y de hombres, poseedores de títulos académicos y conscientes de que no había la menor esperanza de empleo en el país donde nacieron y donde cursaron sus estudios.

El Gobierno español ha contribuido a ese éxodo, que empieza a revestir caracteres masivos, al recortar los presupuestos en investigación y en universidades. Los primeros resultados están a la vista: han disminuido las cifras de parados, para satisfacción del Ministerio de Desempleo, por la sencilla razón de que muchos de esos jóvenes talentos, habituales clientes de las oficinas de empleo, han dejado de engrosarlas porque se han ido a otros países en los que esperan aplicar sus conocimientos.

La ceguera del Gobierno español le impide observar las consecuencias a largo plazo de esa sangría. Pero entre los políticos españoles no suele haber hombres de Estado, sólo maniobreros cuya única ambición es arrancar puñados de votos para ganar cargos de representación con que premiar a sus paniaguados.

La oferta política de los que gobiernan España es clarísima: pan para hoy y hambre para mañana.

La emigración de esos talentos –jóvenes y no tan jóvenes- merece una investigación a fondo, también desde la perspectiva de su adaptación a los países donde han recalado, algunos de ellos –como es el caso del Ecuador- desconocidos para la mayoría de los españoles hace veinte años.

Por eso el autor de estas líneas –español radicado en el Ecuador- se propone abrir una línea de investigación, a partir de octubre, sobre el flujo migratorio de españoles al Ecuador, que durante el último lustro ha adquirido una inusitada intensidad. Con ese propósito, dentro de dos meses se abrirá un grupo de Facebook, que constituirá el primer paso para formar una red de connacionales que proporcione la base inicial para ese estudio.

Ruego, en fin, a quienes deseen involucrarse en este proyecto que lo comuniquen a través de comentarios a esta entrada del blog, o a la siguiente dirección de correo electrónico: ferrermuma@gmail.com


Deja un comentario

Francisco Moreno. Monrovia, 1991. Recuerdos de Informe Semanal

monrovia

 

 

 

 

 

 

Hace 23 años que visité el Hospital de San José, en Monrovia, la capital de Liberia. Lo visité en plena Guerra Civil, cuando era el único hospital que se mantenía en funcionamiento en todo el país, a pesar de los bombardeos y pillaje a que era sometido. Creado y sostenido por los Hermanos de San Juan de Dios, en aquella época más de una veintena de su personal eran españoles de esa orden. Recuerdo vivamente el compromiso de todos ellos con la suerte de los habitantes del país. Cuando los Gobiernos de todas las potencias evacuaron a sus nacionales, en medio de una enorme carnicería que devastó a un país que unos años antes era conocida como la Suiza de África, ellos decidieron quedarse.

Enviado por Informe Semanal para cubrir la caída de la capital y del Régimen del dictador Samuel Doe, junto a Juan Ramón Gómez como Reportero gráfico y Fernando de Rada como Ayudante de Reportero, aquellos ocho días siguen siendo uno de los más intensos vital y profesionalmente que he vivido. Fuimos el único equipo de televisión que permaneció en la capital durante el asalto final a Monrovia. En un país sin leyes ni compasión, siempre encuentras mucha depravación, pero también descubres a otra mucha gente dispuesta a poner cordura en medio de la locura general.

Mi visita a ese hospital, el mismo en el que Miguel Pajares se contagió del Ébola luchando precisamente contra ese virus que finalmente le alcanzó, siempre quedará en el recuerdo… y en alguna de esas viejas cintas de video que aún conservo. Hoy, con un poco de tiempo, convertí a digital unos cuantos planos de aquella visita a aquel Hospital y monté estas imágenes como homenaje a todos los hombres y mujeres que voluntariamente dedican su vida a ayudar a otros a seguir vivos.

Me parece un poco lamentable la polémica sobre quién debe pagar ese traslado. Es un español que ayudaba y merece que su país le ayude a no morir. Al margen de creencias, todos los voluntarios merecen toda nuestra ayuda y consideración. Que los recortes y la insolidaridad no nos vuelva tan huraños: pago a gusto la parte de mis impuestos que se dediquen a traerlos a casa e intentar curarlos.

Mi homenaje a todos ellos.

Vídeo (quizá sólo puedan visionarlo quienes tengan una cuenta de Facebook)


Deja un comentario

Ami Kaufman. Una visión crítica de Gaza desde la perspectiva israelí

gaza2

¿Cómo llegamos aquí? ¿Cómo llegamos a esta situación de la operación Borde Protector, con más de 850 palestinos, 35 israelíes y un ciudadano tailandés muertos, mientras las cifras crecen a cada minuto que pasa?

Si miramos sólo los eventos recientes, está muy claro: puede que Israel no haya iniciado esta escalada, pero sin duda la alentó. La ruptura de los diálogos de paz entre israelíes y palestinos, en abril, y el total rechazo israelí hacia el gobierno de unidad entre Hamás y Fatah (el movimiento que fundó Yasser Arafat) generaron tensiones a un nivel aún más alto.

[…]

Texto completo en fuente original